¿Qué es el equinoccio?

Comparte esta historia:

Uno de los conceptos generalmente peor entendidos en ciencia es la razón de las estaciones terrestres. A medida que experimentamos el equinoccio, es bueno presentar una visión desde el espacio sobre lo que está pasando.

Alrededor de las 6 de la mañana cada día, el Sol, la Tierra y cualquier satélite geosíncrono forman un ángulo recto, permitiendo una vista del nadir (hacia abajo) del terminador, que es el límite entre las sombras nocturnas y la luz solar del atardecer y el amanecer. La forma de esta línea entre la noche y el día varía con las estaciones del año, lo que implica diferentes longitudes de los días y diferentes cantidades de cálida luz solar (la línea es en realidad curva debido a que la Tierra es esférica, pero las imágenes por satélite la muestran solamente en dos dimensiones).

El Spinning Enhanced Visible and Infrared Imager (SEVIRI) en el Meteosat-9 del EUMETSAT capturó estos cuatro puntos de vista de la Tierra desde la órbita geosíncrona. Las imágenes muestran cómo la luz del sol incidió sobre la Tierra el 21 de diciembre de 2010 (parte superior izquierda), y el 20 de marzo (superior derecha), 21 de junio (parte inferior izquierda), y 20 de septiembre de 2011 (abajo a la derecha). Cada imagen fue tomada a las 6:12 de la mañana hora local. El equinoccio de septiembre en 2011 se produjo el 23 de septiembre, por lo que dicha imagen fue tomada un par de días antes.

Los cambios de las cuatro estaciones, relativos a la posición de la luz solar sobre el planeta, son capturados en esta vista desde la órbita terrestre. Vídeo: Robert Simmon, utilizando datos de ©2010 EUMETSAT

El 20 de marzo y el 20 de septiembre, el terminador es una línea recta de norte a sur, y el Sol se sitúa directamente sobre el ecuador. Es por eso que en esas fechas la noche y el día tienen prácticamente exactamente la misma longitud – 12 horas – en todo el mundo. De hecho, esta es la razón por la que se llama un “equinoccio,” derivada del latín, que significa “noche igual.” Eso es cierto si contamos la presencia del Sol sobre el horizonte, a pesar de que no tiene en cuenta el crepúsculo, cuando los rayos del sol se extienden desde más allá del horizonte para iluminar nuestra atmósfera llena de gas.

El 21 de diciembre, el Sol se asienta directamente sobre el Trópico de Capricornio visto desde el suelo, y la luz solar se extiende mayormente por el Hemisferio Sur. El 21 de junio, el Sol se encuentra por encima del Trópico de Cáncer, arrojando más luz sobre el norte y cambiando los papeles al sur. Es debido a la esfericidad de la Tierra que queda bloqueada la luz del sol en los solsticios y no llega al hemisferio más lejano; esa misma curvatura permite que los rayos del sol se repartan a lo largo de una mayor área cerca de la parte superior e inferior del globo.

Por supuesto, no es que el sol se mueva al norte o al sur durante las estaciones, sino que se debe a un cambio en la orientación y ángulos entre la Tierra y su estrella más cercana. El eje de la Tierra está inclinado 23,5 grados con respecto al Sol y el plano de la eclíptica. El eje está inclinado lejos del Sol en el solsticio de diciembre y hacia el Sol en el solsticio de junio, permitiendo más y menos luz en cada hemisferio. En los equinoccios, la inclinación es en ángulo recto con el Sol y la luz se distribuye uniformemente.

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-02-12T17:20:39+00:00