¿Por qué se besan los humanos cuando el resto de animales no lo hacen?

Comparte esta historia:

Un nuevo estudio concluye que la mitad de las culturas humanas no practican el beso romántico labio con labio. Los animales tampoco tienden a molestarse en ello. Entonces, ¿cómo evolucionó?

Cuando se piensa en ello, el beso es un acto extraño y un poco sucio. Compartes saliva con alguien, a veces durante largos períodos de tiempo. Se calcula que un beso podría llegar a transferir hasta 80 millones de bacterias, no todas ellas buenas.

Sin embargo, todo el mundo sin duda recuerda su primer beso, con todos sus embarazosos o deliciosos detalles, y el beso sigue desempeñando un papel importante en cada nueva historia de amor.

Al menos, lo hace en algunas sociedades. Puede que las personas en las sociedades occidentales asuman que el beso romántico es un comportamiento humano universal, pero un nuevo análisis sugiere que menos de la mitad de todas las culturas, de hecho, lo hacen. El beso también es extremadamente excepcional en el reino animal.

Así que, ¿qué está realmente detrás de este extraño comportamiento? Si es útil, ¿por qué no lo hacen todos los animales – así como todos los seres humanos? Resulta que el mismo hecho de que la mayoría de los animales no se besen ayuda a explicar por qué algunos lo hacen.

Puede que el beso sea una invención reciente. Imagen: Cultura Creative/Alamy

De acuerdo con un nuevo estudio sobre las preferencias del beso, que analizó 168 culturas de todo el mundo, sólo el 46% de las culturas besa en sentido romántico.

Estimaciones previas habían puesto la cifra en un 90%. El nuevo estudio excluyó el beso de los padres a sus hijos, y se centró exclusivamente en la acción romántica labio con labio de pareja.

Muchos grupos de cazadores-recolectores no mostraron evidencia del beso o el deseo de hacerlo. Algunos incluso lo consideraron una repugnancia. La tribu Mehinaku en Brasil, de hecho dijo que era algo “asqueroso”.

Los seres humanos hemos vivido como grupos de cazadores-recolectores durante la mayor parte de nuestra existencia, hasta la invención de la agricultura hace unos 10.000 años. Si los modernos grupos de cazadores-recolectores no practican el beso romántico, es posible que nuestros antepasados tampoco lo hicieran.

Sin embargo, no podemos estar seguros de esto, ya que los modernos grupos de cazadores-recolectores no viven de la misma forma que los cazadores-recolectores ancestrales, debido a que sus sociedades han cambiado y se han adaptado con el tiempo.

En cualquier caso, el estudio revoca la creencia de que el beso romántico es una conducta humana cuasi-universal, dice el autor principal William Jankowiak de la Universidad de Nevada en Las Vegas. En lugar de ello, parece ser un producto de las sociedades occidentales, transmitida de una generación a la siguiente, dice.

Existe cierta evidencia histórica para apoyar eso.

No todas las culturas se besan. Imagen: Christophe Courteau/NPL

El beso, tal y como lo hacemos hoy en día, parece ser un invento bastante reciente, dice Rafael Wlodarski de la Universidad de Oxford en el Reino Unido. Ha rastreado numerosos registros para encontrar evidencia sobre cómo ha cambiado el beso.

La evidencia más antigua de un comportamiento relacionado con el beso proviene de los textos hindúes en sánscrito védico de hace más de 3.500 años. El beso fue descrito como la inhalación del alma del uno al otro.

Por el contrario, los jeroglíficos egipcios muestran personas cercanas entre sí en vez de presionando sus labios.

Entonces, ¿qué sucede? ¿Es el beso algo que hacemos de forma natural, pero que algunas culturas han suprimido? ¿O es algo que los humanos modernos han inventado?

Podemos hallar una mejor comprensión observando a los animales.

Los chimpancés se besan y abrazan tras una pelea. Imagen: C.O. Mercial/Alamy

Nuestros parientes más cercanos, los chimpancés y los bonobos, se besan. El primatólogo Frans de Waal, de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, ha visto muchos casos de chimpancés besándose y abrazándose después de un conflicto.

Para los chimpancés, el beso es una forma de reconciliación. Es más común en los varones que en las hembras. En otras palabras, no es un comportamiento con fines románticos.

Sus primos los bonobos se besan con más frecuencia, y a menudo utilizan la lengua al hacerlo. Eso quizás no es sorprendente, ya que los bonobos son seres altamente sexuales.

Cuando dos seres humanos se encuentran, probablemente se den la mano. Los bonobos tienen relaciones sexuales: el llamado apretón de manos bonobo. También utilizan el sexo para muchos otros tipos de unión. Por lo que sus besos no son particularmente románticos, tampoco.

Estos dos simios son excepciones. Por lo que sabemos, el resto de animales no se besa en absoluto. Puede que rocen o toquen sus rostros el uno con el otro, pero incluso los que tienen labios no comparten saliva ni gesticulan y unen sus labios. No necesitan hacerlo.

La hembra puede olfatear una buena pareja. Imagen: Blickwinkel/Alamy

Toma a los jabalíes. Los machos producen un olor acre que las hembras encuentran extremadamente atractivo. El componente químico clave es una feromona llamada androstenona que desencadena el deseo de las hembras para aparearse.

Desde el punto de vista de la hembra es algo bueno, ya que los machos con mayor cantidad de androstonene son también los más fértiles. Su sentido del olfato es tan agudo, que no tiene que acercarse lo suficiente como para besar al macho.

Lo mismo sucede con muchos otros mamíferos. Por ejemplo, los hámsteres hembra emiten una feromona que excita tremendamente a los machos. Los ratones utilizan una química similar para ayudarles a encontrar una pareja que sea genéticamente diferente, lo que minimiza el riesgo de incesto accidental.

Los animales a menudo liberan estas feromonas en la orina. “Su orina es mucho más penetrante,” dice Wlodarski. “Si hay orina presente en el medio ambiente que puedan evaluar la compatibilidad a través de ella.”

No son únicamente los mamíferos quienes tienen un gran sentido del olfato. Una araña, la viuda negra macho puede oler las feromonas producidas por una hembra que le digan si ésta ha comido recientemente. Para reducir al mínimo el riesgo de ser comido, sólo se apareará con ella si no está hambrienta.

El macho de la viuda negra puede oler cuándo es más apropiado aparearse con una hembra. Imagen: Visuals Unlimited/NPL

La cosa es que los animales no necesitan acercarse los unos a los otros para oler una buena pareja potencial.

Por otro lado, los seres humanos tienen un sentido del olfato espantoso, por lo que nos beneficiamos de acercarnos. Si bien el olor no es la única señal que utilizamos para evaluar el estado físico del otro, los estudios han demostrado que juega un papel importante en la elección de pareja.

Un estudio publicado en 1995 mostró que las mujeres, al igual que las ratonas, prefieren el olor de los hombres que son genéticamente diferentes a ellas. Esto tiene sentido, ya que es más probable que el apareamiento con alguien con genes diferentes produzca crías sanas. El beso es una gran manera de acercarse lo suficiente para olfatear los genes de la pareja.

En 2013, Wlodarski examinó en detalle las preferencias al besar. Le preguntó a varios cientos de personas qué era lo más importante para ellos cuando besaban a alguien. El olor resultó ser un factor muy destacado, y su importancia se incrementó significativamente cuando las mujeres eran más fértiles.

Resulta que los hombres también producen una versión de la feromona que las hembras de jabalí encuentran atractiva. Está presente en el sudor masculino, y cuando las mujeres están expuestas a ella sus niveles de excitación aumenta ligeramente.

Los elefantes muestran afecto a través de sus trompas. Imagen: Laura Romin/Larry Dalton/Alamy

Las feromonas son una parte importante de cómo los mamíferos eligen una pareja, dice Wlodarski, y nosotros compartimos algunas de ellas. “Hemos heredado toda nuestra biología de los mamíferos, simplemente hemos añadido elementos extra a lo largo de la evolución.”

Desde ese punto de vista, el beso es sólo una manera culturalmente aceptable para acercarse lo suficiente a la otra persona para detectar sus feromonas.

En algunas culturas, este comportamiento de olfatear al otro se convirtió en contacto físico labial. Es difícil determinar cuándo sucedió esto, pero ambos tienen el mismo propósito, dice Wlodarski.

Así que si quieres encontrar a tu media naranja, puedes renunciar a los besos y comenzar a olfatear a la gente a su vez. Encontrarás una pareja igual de buena, y no recibirás ni la mitad de los gérmenes. Eso sí, prepárate para algunas miradas raras.

(Artículo publicado originalmente por la BBC)

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-02-12T17:18:57+00:00