Las experiencias vitales, que se heredan de padres a hijos, pueden activarse o desactivarse

Comparte esta historia:

Científicos han anunciado el descubrimiento por el que el mecanismo gracias al cual nuestras experiencias de vida pueden ser transmitidas a nuestros hijos ya los hijos de nuestros hijos puede ser activada o desactivada.

¿Qué es la epigenética?

La epigenética es el estudio de los cambios hereditarios en la expresión de los genes, que implican cambios que se heredan, pero que no son inherentes a nuestro ADN. Un ejemplo de esto son las experiencias vitales, que no están codificadas directamente en el ADN humano, en realidad pueden ser transmitidas a los niños. Los estudios han demostrado que la supervivencia a sucesos traumáticos puede acarrear efectos en las generaciones posteriores.

La pregunta que sigue, naturalmente, es, ¿cómo se transmiten estos “recuerdos” genéticos?

Esta es la pregunta que investigadores de la Universidad de Tel Aviv (UTA) estaban tratando de responder cuando, según informaron, descubrieron el mecanismo exacto que permite la activación y desactivación de esta transferencia de vivencias medioambientales.

La investigación fue publicada en la revista Cell, y fue dirigida por el Dr. Oded Rechavi junto con un equipo de miembros de la Facultad de Ciencias de la Vida de la UTA y la Escuela Sagol de Neurociencia.

La comprensión del mecanismo

(Imagen ampliable) Representación ilustrativa sobre la duración de la herencia transgeneracional de fragmentos de ARN. Imagen: Houri-Ze’evi et al.

Según su estudio, las respuestas epigenéticas que se heredan siguen un proceso activo, ya que se pasan de generación en generación.

“Anteriormente mostramos que los gusanos heredan pequeños fragmentos de ARN después de episodios de inanición y de infecciones virales de sus padres. Estos pequeños fragmentos de ARN ayudaron a ‘preparar’ a sus hijos para dificultades similares”, dijo el Dr. Rechavi. Este es un mecanismo análogo a aquel por el que escribimos no hace mucho nuestra historia “parte de tu ADN no es humano; son virus” que puedes leer aquí. Asimismo, añade  que “también se identificó un mecanismo que amplifica pequeños fragmentos de ARN hereditarios a través de las generaciones, por lo que la respuesta no se veía diluida. Hemos hallado que se requieren enzimas llamadas RdRPs para volver a crear nuevos fragmentos pequeños de RNA para mantener la respuesta activa en las generaciones posteriores”.

A partir de ahí, los científicos fueron capaces de determinar que ciertos genes específicos, que llamaron Cinética Epigenética Transgeneracional Modificada (MOTEK por sus siglas en inglés) también están involucrados en la activación y desactivación de la transmisión epigenética. Este mecanismo de activación y desactivación se basa en la interacción circular entre los fragmentos de ARN (que son heredados) y los genes MOTEK, que son necesarios para producir y transmitir el ARN a través de cada generación.

El presente estudio se llevó a cabo en gusanos, pero la comprensión de los principios que subyacen tras del proceso de transmisión de la información epigenética permitirá una teoría más comprensible de la herencia, especialmente para los seres humanos.

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-02-13T20:19:33+00:00