Hora de reaprender: Júpiter no orbita el Sol

Comparte esta historia:

Júpiter, el quinto planeta desde el sol, un gigante gaseoso, y el objeto de la misión Juno, es realmente descomunal.

Es tan enorme, de hecho, que en realidad no orbita alrededor del sol, o al menos no exactamente. Con una masa total de hasta 2,5 veces la de todos los demás planetas del sistema solar combinados, es lo suficientemente grande como para hacer que el centro de gravedad entre Júpiter y el Sol en realidad no resida en el interior del sol, sino más bien en un punto en el espacio justo por encima de la superficie del Sol.

He aquí el funcionamiento

Cuando un objeto pequeño orbita un objeto grande en el espacio, el menos masivo de ellos en realidad no se desplaza trazando un círculo perfecto alrededor del mayor. Más bien, los dos objetos orbitan un centro de gravedad combinado.

En esas situaciones con las que estamos familiarizados, como la órbita de la Tierra alrededor del gigantesco sol, el centro de gravedad reside tan cerca del centro del objeto más grande que el impacto de este fenómeno es insignificante. El objeto más grande no parece moverse, y el más pequeño dibuja un círculo alrededor de él.

La realidad siempre es más complicada

Por ejemplo: cuando la Estación Espacial Internacional orbita alrededor de la Tierra, tanto la Tierra como la estación espacial orbitan alrededor de su centro de gravedad combinado. No obstante, como ese centro de gravedad se encuentra tan ridículamente cerca del centro de la Tierra, el movimiento del planeta alrededor de ese punto es imposible de detectar, y para nosotros la Estación describe un círculo que se podría considerar perfecto alrededor de todo el planeta. Un efecto similar pero con consecuencias diferentes explicamos en nuestra historia “¿Por qué se aleja la Luna de la Tierra año tras año?” que puedes leer aquí.

El mismo hecho se replica cuando la mayoría de los planetas giran alrededor del sol. Al ser el Sol mucho más grande que la Tierra, Venus, Mercurio, o incluso Saturno, todos sus centros de masa con el Sol se encuentran en lo profundo de la propia estrella.

Pero no es así con Júpiter

El gigante de gas es tan grande que su centro de masa con el sol, o baricentro, en realidad se encuentra a 1,07 radios solares del centro del sol, es decir, un 7% de un radio de sol por encima de su superficie. La órbita combinada del Sol y Júpiter sucede alrededor de ese punto en el espacio.

Estas imágenes de la NASA no hechas a escala muestran el efecto:

Esto es, en esencia, la forma en Júpiter y el Sol bailan juntos por el espacio. Incluso a pesar de tener distancias y tamaños muy diferentes, Júpiter no sigue siendo más que una fracción del tamaño del Sol.

Aun así, la próxima vez que alguien te diga que Júpiter orbita alrededor del Sol, te puedes volver un pedante puntilloso cuasi-insoportable y espetarle que el planeta es tan grande, que en realidad no orbita al Sol.

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-02-02T23:00:39+00:00