Fukushima nos dio a todos los habitantes de la Tierra la radiación equivalente a una radiografía

Comparte esta historia:

No tenemos por qué preocuparnos”, dice Nikolaos Evangeliou del Instituto Noruego para la Investigación Aérea, cuyo equipo ha llevado a cabo la primera medición mundial sobre la exposición a la radiación causada por la fusión de tres reactores nucleares en la central nuclear de Fukushima-Daiichi en Japón tras el tsunami de 2011. [De hecho, no hace mucho os enseñamos tanto el evento del terremoto con un impactante vídeo que mostraba cómo se mecían los rascacielos de Tokio, que puedes ver aquí, como la manera en que fue registrado junto con el resto de terremotos del siglo, que puedes ver aquí.]

La exposición aproximada de todo el mundo en la Tierra, utilizando todos los datos disponibles hasta el momento, ha sido de dos isótopos radiactivos de cesio, según ha calculado el equipo de Evangeliou. La mayor parte de estos datos provino de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, que monitorea la radiación en el ambiente usando una red global de estaciones de medición.

“Más del 80 por ciento de la radiación se depositó en el océano y en los polos, así que creo que la población mundial recibió la menor exposición”, dijo Evangeliou en la reunión anual de la Unión Europea de Geociencias en Viena, Austria, en abril de 2017. Ha estimado que la dosis recibida por la mayoría de las personas fue de 0,02 milisieverts. “Lo que encontré fue que nos tocó una radiografía extra a cada persona”, dice Evangeliou [o la radiación equivalente a comer 1.000 plátanos].

El impacto en la vida salvaje

(Imagen ampliable) Imagen de satélite tras el terremoto de magnitud 8.9 y el tsunami que devastaron el norte de Japón. Imagen: Getty Images

Incluso en Japón, la dosis de radiación de una persona media fue baja: 0,5 milisieverts, lo cual está cerca del límite anual recomendado para respirar el gas radón de forma natural. En comparación, la exposición anual promedio a los niveles de radiación natural en el Reino Unido es de alrededor de 2,7 milisieverts al año.

Las dosis fueron sorprendentemente más altas para los residentes de Fukushima y las áreas vecinas durante los primeros tres meses del accidente, que osciló entre 1 y 5 milisieverts. Aun así, estas dosis son todavía relativamente bajas; una tomografía computarizada típica suministra 15 milisieverts, por ejemplo, mientras que se necesitan 1000 millisieverts para causar radiotoxemia o síndrome de irradiación aguda [si bien, como mostramos en esta historia, aún no conocemos con exactitud los peligros para la salud de un accidente nuclear].

Pero Evangeliou dice que los efectos sobre la vida silvestre alrededor de la planta podrían ser más graves. Hoy por hoy, dice, el aumento de los niveles de radiación alrededor de Fukushima se han relacionado con una disminución en las poblaciones de aves entre 2011 y 2014. “También ha habido informes de disminuciones en otras especies como insectos y algunos mamíferos”, explica.

Sin embargo en general, Evangeliou dice que los peligros que representan las consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl en Ucrania en 1986 son todavía mucho mayores que los de Fukushima, debido a que la lluvia radiactiva fue mayor, y cayó sobre áreas más densamente pobladas.

Artículo original publicado por New Scientist. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-05-09T17:27:13+00:00