Lagos tranquilos en Titán podrían suponer un aterrizaje suave para futuras sondas espaciales

Comparte esta historia:

Los lagos de metano líquido en la luna de Saturno, Titán, son perfectos para remar, pero no para surfear. Una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Texas en Austin ha descubierto que la mayoría de las olas en los lagos de Titán alcanzan sólo 1 centímetro de altura, un hallazgo que indica un ambiente sereno que podría ser una buena noticia para futuras sondas enviadas a la superficie de esa luna.

“Existe un gran interés en, un día, enviar sondas a los lagos, y cuando haces eso, quieres tener un aterrizaje seguro, y no quieres mucho viento”, dijo el autor principal Cyril Grima, asociado de investigación en el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG). “Nuestro estudio muestra que, puesto que las olas no son muy altas, es probable que los vientos sean bajos”.

La investigación fue publicada en la revista Earth and Planetary Science Letters. El equipo de colaboradores incluye investigadores de la Universidad de Cornell, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. UTIG es una unidad de investigación de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Texas.

Titán es la luna más grande de Saturno y una de las ubicaciones en el sistema solar que se cree que podría poseer los ingredientes para la vida. [De hecho, no hace mucho hablamos en esta historia sobre el descubrimiento de rastros químicos en Titán que podrían indicar la presencia de condiciones prebióticas.] En las fotos tomadas por el orbitador Cassini, una sonda de la NASA, aparece como un orbe marrón liso debido a su atmósfera gruesa nublada con nitrógeno gaseoso e hidrocarburos. Sin embargo, las imágenes de radar de la misma sonda muestran que tiene una corteza superficial hecha de hielo de agua y empapada en hidrocarburos líquidos. En Titán, el metano y el etano caen del cielo en forma de lluvia, llenan los lagos profundos que salpican la superficie, y son posiblemente expelidos al aire por volcanes helados llamados criovolcanes. [Hablamos de este tipo de formación geológica en esta historia sobre Ceres.]

“La atmósfera de Titán es muy compleja [como mostramos en esta historia acerca de sus arenas eléctricas], y sintetiza complejas moléculas orgánicas; los ladrillos de la vida”, dijo Grima. “Puede actuar como un laboratorio de tipos, donde se puede ver cómo las moléculas básicas pueden transformarse en moléculas más complejas que eventualmente podrían conducir a la vida”.

Además de eso, también se cree que tiene un océano de agua líquida debajo de su corteza helada.

Como estudiante graduado en la Universidad de Grenoble en los Alpes en Francia, y posteriormente como becario postdoctoral en UTIG, Grima desarrolló una técnica para medir la rugosidad de la superficie en detalle minucioso a partir de datos de radar. La técnica se ha utilizado para medir la densidad de nieve y su rugosidad superficial en la Antártida y el Ártico y para ayudar a la selección del sitio de aterrizaje de la nave InSight de Marte de la NASA, cuyo lanzamiento está programado para el próximo año. Investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA sugirieron que aplicara la técnica para medir las olas de Titán.

(Imagen ampliable) Titán es la luna más grande de Saturno. Su aspecto turbio proviene de una atmósfera mezclada con nitrógeno gaseoso e hidrocarburos. Imagen: Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA / Orbitador Cassini.

La investigación se centra en los tres lagos más grandes del hemisferio norte de Titán: Kraken Mare, Ligeia Mare y Punga Mare. Kraken Mare, el mayor de los tres, se estima que es más grande que el Mar Caspio. Al analizar los datos de radar recogidos por Cassini durante la temporada de principios de verano de Titan, Grima y su equipo encontraron que las olas a través de estos lagos son diminutas, alcanzando sólo un centímetro de alto y 20 centímetros de largo.

“El trabajo de Cyril es una medida independiente de la aspereza del mar y ayuda a restringir el tamaño y la naturaleza de cualquier ola generada por el viento”, dijo el co-autor Alex Hayes, profesor asistente de astronomía en la Universidad de Cornell. “De los resultados, parece que estamos cerca del umbral de la generación de olas, donde hay partes del mar que son suaves y hay partes que son ásperas”.

Los resultados ponen en duda la clasificación del comienzo del verano como el comienzo de la temporada de viento en Titán, dijo Grima, porque los vientos fuertes probablemente habrían provocado olas mayores.

La información sobre el clima de Titán es esencial para enviar una sonda a la superficie con seguridad. Aunque no hay planes formales para una misión, Grima dice que hay un montón de conceptos que están siendo desarrollados por los investigadores en relación a este mundo. El estudio indica que si una futura misión aterriza a principios de verano, existe una buena probabilidad de conseguir un aterrizaje suave.

Artículo original publicado por la Escuela de Geociancias de la Universidad de Texas. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-07-15T01:05:47+00:00