Beber café reduce el riesgo de muerte por todas las causas, según un estudio

Comparte esta historia:

Un estudio sin precedentes concluye que la gente que bebe alrededor de tres tazas de café al día puede vivir más tiempo que quienes no beben café.

Los resultados provienen del estudio más amplio de su tipo, en el que los científicos analizaron datos de más de medio millón de personas en 10 países europeos, incluida España, para explorar el efecto del consumo de café en el riesgo de mortalidad.

Investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) y el Imperial College de Londres descubrieron que unos niveles más altos de consumo de café estaban asociados con un menor riesgo de muerte por todas las causas, particularmente por enfermedades circulatorias y enfermedades relacionadas con el tracto digestivo.

El café es una de las bebidas más consumidas del mundo. Se estimaque se llegan a consumir un total de 2.250 millones de tazas en todo el mundo cada día. Contiene una serie de compuestos que pueden interactuar con el cuerpo, incluyendo cafeína, diterpenos y antioxidantes, y las proporciones de estos compuestos pueden verse afectadas por la variedad de métodos utilizados para preparar el café.

Estudios anteriores que buscaron un vínculo entre el consumo de café y sus efectos sobre la salud revelaron resultados contradictorios. Sin embargo, grandes estudios llevados a cabo en EE.UU. y Japón han revelado desde entonces un potencial efecto beneficioso de beber café en el riesgo de muerte por todas las causas.

En el último estudio, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, los investigadores han llevado a cabo el mayor análisis de los efectos del consumo de café en una población europea, donde el consumo de café y los métodos de preparación varían desde el espresso en Italia hasta el cappuccino en el Reino Unido, y han encontrando una asociación similar entre el consumo y la mortalidad.

“Encontramos que un mayor consumo de café se asoció con un menor riesgo de muerte por cualquier causa y específicamente por enfermedades circulatorias y enfermedades digestivas”, dijo el autor principal, el Dr. Marc Gunter del IARC y anteriormente en la Escuela de Salud Pública del Imperial College. “Es importante destacar que estos resultados fueron similares en cada uno de los 10 países europeos, donde existen hábitos de consumo y costumbres sobre el café variables. Además, nuestro estudio también ofrece información importante sobre los posibles mecanismos para los efectos benéficos para la salud del café”.

Consumo de café

Utilizando datos del estudio EPIC (European Prospective Investigation on Cancer and Nutrition), el grupo analizó datos de 521.330 personas de más de 35 años en 10 países de la UE: el Reino Unido, Francia, Dinamarca, Alemania, Grecia, los Países Bajos, Noruega, España, Suecia e Italia. Las dietas de las personas se evaluaron mediante cuestionarios y entrevistas; el mayor consumo de café (en volumen) fue reportado en Dinamarca (900 ml por día) y el más bajo en Italia (aproximadamente 92 ml por día). Aquellos que consumían más café también tendían a ser personas más jóvenes, a ser fumadores, bebedores, comer más carne y menos frutas y verduras.

Tras 16 años de seguimiento, casi 42,000 personas en el estudio habían muerto de una serie de condiciones que incluían cáncer, enfermedades circulatorias, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.

Después de un cuidadoso ajuste estadístico de los factores del estilo de vida como la dieta y el tabaquismo, los investigadores descubrieron que el grupo que reportó un mayor consumo de café tenía un menor riesgo de todas las causas de muerte, en comparación con aquellos que no tomaban café. Encontraron que el café descafeinado tenía un efecto similar. Sin embargo, el consumo de café con cafeína y descafeinado no es fácil de separar, ya que no pueden excluir que los consumidores de café descafeinado puedan haber consumido café con cafeína también en diferentes períodos de su vida.

En un subconjunto de 14.000 personas, también analizaron biomarcadores metabólicos, y encontraron que los bebedores de café pueden tener hígados más sanos en general y un mejor control de la glucosa que los que no beben café.

“Encontramos que beber más café estaba asociado con un perfil de función hepática y una respuesta inmune más favorables”, explicó el Dr. Gunter. “Esto, junto con la consistencia de los resultados de otros estudios en EE.UU. y Japón nos aporta una mayor confianza de que el café puede tener efectos beneficiosos para la salud”.

Según el equipo, se necesitan realizar más investigaciones para averiguar cuál de los compuestos en el café puede estar dando un efecto protector o potencialmente beneficioso para la salud. Otras vías de investigación a explorar podrían incluir estudios de intervención en los que se mirara el efecto del consumo de café en los resultados sobre la salud.

Elio Riboli, director de la Escuela de Salud Pública del Imperial College, quien estableció el estudio EPIC, dijo: “Estos hallazgos se suman a un creciente volumen de evidencia que indica que beber café no sólo es seguro, sino que en realidad puede tener una salud protectora. Si bien se necesitan más investigaciones, podemos estar seguros de que los resultados de un gran estudio europeo confirman hallazgos anteriores vistos en todo el mundo”.

El Dr. Gunter agregó: “Debido a las limitaciones de la investigación observacional, no estamos en posición de recomendar a la gente que beba más o menos café. Dicho eso, nuestros los resultados sugieren que el consumo moderado de café (hasta tres tazas diaras) no es perjudicial para su salud, y que incorporar café en tu dieta podría tener beneficios para la salud”.

Artículo original publicado por el Impreial College de Londres. Revisado y traducio por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-07-24T16:12:16+00:00