Reparan nervios dañados y tejidos con hilo de araña

Comparte esta historia:

La araña de seda de oro (Nephila) de Tanzania teje telas tan fuertes que los pescadores de Tanzania las utilizan para la pesca. Su seda es más resistente al desgarro que el nailon y cuatro veces más elástica que el acero, es resistente al calor hasta 250 °C, extremadamente resistente al agua y, además, tiene propiedades antibacterianas. Estas características también la hacen atractiva desde el punto de vista de la investigación biomédica. Estudios iniciales realizados por Christine Radtke, nueva Profesora de Cirugía Plástica y Reconstructiva en el MedUni de Viena / Hospital General de Viena, han demostrado en un animal de prueba que los hilos tienen un gran potencial para la reparación de nervios y tejidos.

En la cirugía plástica y reconstructiva, existe una gran necesidad de técnicas de este tipo, especialmente para las llamadas lesiones nerviosas extensas de más de 5 cm de longitud en el sistema nervioso periférico, por ejemplo después de un accidente grave o después de una resección tumoral. Aparte de los injertos de nervio definidos, los médicos sólo han sido capaces de utilizar conductos sintéticos (injertos de interposición), para volver a conectar nervios cortados para permitir que las fibras nerviosas puedan crecer de nuevo y unirse. “Sin embargo, esto sólo funciona bien a distancias cortas de hasta 4 cm, a lo sumo”, explica Radtke.

(Imagen ampliable) Nephila. Imagen: MedUni Wien/Radtke

Radtke y sus colegas de la Universidad Médica de Hannover, de donde el cirujano se trasladó a Viena en octubre de 2016, desarrollaron una nueva técnica microquirúrgica que consiste en llenar las venas con seda de araña para formar una estructura de guía longitudinal. “Esto actúa casi como una estructura de emparrado”, explica Radtke, que continúa sus investigaciones en MedUni Viena / Hospital General de Viena. “Las fibras nerviosas utilizan las fibras de seda para crecer a lo largo con el fin de volver a conectarse con el otro extremo del nervio. La seda proporciona las células con buena adhesión, apoya el movimiento celular y fomenta la división celular.

En un modelo animal, esta técnica reparó con éxito el daño del nervio a distancias de hasta 6 cm: las fibras nerviosas crecieron de nuevo y llegaron a juntarse de una manera funcional en el plazo de 9 meses. Al mismo tiempo, el armazón de los hilos de araña, que es una sustancia natural, fue completamente descompuesto por el cuerpo. Del mismo modo, la seda de araña no provocó reacción de rechazo alguna.

200 metros de seda de araña en un máximo de 15 minutos

Radtke tiene actualmente 21 arañas y espera incrementar esta cantidad a 50. Los hilos de araña son recolectados mecánicamente, permitiendo obtener hasta 200 m de seda de araña en 15 minutos. En promedio, las arañas son “ordeñadas” una vez por semana. Este proceso no daña a la araña, que luego recibe una ración extra de grillo. Se necesitan varios cientos de metros de seda para cubrir una lesión nerviosa de 6 cm de longitud. [En esta historia puedes ver el proceso por el cual se extra seda de una araña.]

Actualmente se está trabajando en la certificación de la seda de araña como un dispositivo médico, de modo que también puede utilizarse en ensayos clínicos en seres humanos. Una vez hecho esto, hay otras aplicaciones potenciales, dice el cirujano: por ejemplo, en ortopedia para lesiones de menisco o ligamentos o como un posible sustituto de piel para quemaduras profundas de la piel. Es posible que la seda de araña también pueda ser utilizada en el futuro para otras enfermedades neurológicas donde el trasplante de células juegue un papel fundamental.

Artículo original publicado por la Universidad de Medicina de Viena. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-08-11T17:44:10+00:00