Hay que permitir que los niños ciegos aprendan la ecolocalización

Comparte esta historia:

El ecolocalizador humano Daniel Kish quiere que más personas ciegas tengan la oportunidad de aprender a navegar a base de chasquidos, al igual que hace él.

Kish ha estado ciego casi desde su nacimiento, pero puede navegar por lugares desconocidos simplemente haciendo “clics” con su boca y escuchando los ecos. “Puedes distinguir un árbol de un poste y de un humano”, dice Kish.

Los niños ciegos a veces descubren la ecolocalización por sí mismos, pero a menudo padres y maestros bien intencionados les impiden utilizarlo, ya que no quieren que parezcan diferentes. Es similar a la forma en que se solía desalentar a las personas sordas a usar el lenguaje de señas, dice Kish.

Kish se enseñó a sí mismo la técnica cuando era un niño, y quiere que otros niños puedan aprenderla también. Aboga por dar a los niños ciegos una vara (conocida como bastón blanco) a una edad temprana (incluso antes de poder caminar), que les permita explorar su entorno, sin aferrarse a alguien.

“A la mayoría de los niños ciegos sólo se les enseña cómo moverse mientras otras personas les guían, o para seguir rutas diseñadas por otros”, dice. “No reciben ningún tipo de entrenamiento aprovechando su libertad de movimiento, que ayuda a establecer una relación con su entorno a su manera. Se asume que una persona ciega nunca podría hacer algo así”.

Algunas escuelas especializadas para niños ciegos han prohibido incluso el uso de bastones. “A menudo se considera que el bastón es problemático”, dice Kish. “Los niños ciegos que son menos móviles son más fáciles de manejar, ya que exigen menos y son más sumisos”.

Kish ha creado una organización benéfica, llamada Acceso Mundial para Ciegos, que enseña la ecolocalización y el uso temprano del bastón a las personas en sus hogares. Los niños tardan entre dos y cuatro días en asimilar la ecolocalización y los adultos tardan uno o dos días más, dice. “Todo el mundo tiene diferentes niveles de aptitud, pero todo el mundo puede aprender hasta llegar a un nivel de habilidad que le resulte útil, lo que facilita el movimiento. No creo haber encontrado ningún niño ciego o adulto que simplemente no pudiera aprender.

La organización benéfica ayuda a alrededor de 250 personas al año, y también ha proporcionado formación a la caridad británica Common Sense Dorset, así como a Blind Beginnings Canada. “Más y más personas lo están utilizando o están interesados ​​en aprender a hacerlo.”

Artículo original publicado por New Scientist. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-09-01T18:10:08+00:00