Dar cabeceos al balón causa cambios instantáneos en el cerebro

Comparte esta historia:

Investigadores de la Universidad de Stirling han explorado el impacto real de dar cabeceos a un balón de fútbol, identificando pequeños pero significativos cambios en la función cerebral inmediatamente después de un ejercicio rutinario de cabeceos.

El estudio de la Universidad de Escocia de Alto Rendimiento Deportivo publicado en EBioMedicine es el primero en detectar cambios directos en el cerebro después de que los jugadores se expusieran a impactos cotidianos con la cabeza, en vez de una vez sufridas lesiones cerebrales clínicas como puede ser la conmoción cerebral.

(Imagen ampliable) Futbolistas a punto de cabecear un balón. Imagen: E. L. Hubbard

Los jugadores de fútbol cabecearon un balón 20 veces, disparados desde una máquina diseñada para simular el ritmo y la potencia de un saque de esquina. Antes y después de las sesiones de cabeceo, los científicos midieron la función cerebral y la memoria de los jugadores.

Se detectó un aumento de la inhibición en el cerebro después de sólo una sola sesión de cabeceos. El rendimiento en las pruebas de memoria también se redujo entre un 41 y un 67 por ciento, con una normalización de los efectos a las 24 horas.

El conocido como ‘deporte rey’, jugado por más de 250 millones de personas en todo el mundo, a menudo implica arranques intencionales y repetidos de cabeceos a la pelota. En los últimos años, con la posible relación entre la lesión cerebral en el deporte y un mayor riesgo de demencia, se ha centrado la atención en si los cabeceos en fútbol podrían tener consecuencias a largo plazo para la salud del cerebro.

La neurocientífica cognitiva Dra. Magdalena Ietswaart de Psicología de la Universidad de Stirling, dijo: “En vista de la creciente preocupación por los efectos de los deportes de contacto sobre la salud del cerebro, lo que queríamos ver si nuestro cerebro reacciona de inmediato al cabeceo de un balón de fútbol. Usando un sermón con el que seguro que están familiarizados la mayoría de equipos aficionados y profesionales, hallamos de hecho una mayor inhibición en el cerebro justo después de los cabeceos y una reducción significativa en el rendimiento en pruebas de memoria.

(Imagen ampliable) Persona realizando un escaneo CAT en un hospital. Imagen: Johnny Greig

“A pesar de que los cambios fueron temporales, creemos que son importantes para la salud del cerebro, sobre todo si suceden una y otra vez como sucede con los cabeceos en fútbol. Con un gran número de personas en todo el mundo que participan en este deporte, es importante que sean conscientes de lo que ocurre dentro del cerebro y el efecto a largo plazo que esto puede tener”.

El Dr. Angus Hunter, lector en Fisiología del Ejercicio de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte, ha añadido: “Por primera vez, los organismos deportivos y los miembros del público pueden ver una clara evidencia de los riesgos asociados con el impacto repetitivo causado por los cabeceos a un balón de fútbol”.

“Esperamos que estos resultados abran nuevos enfoques para la detección, el control y la prevención de lesiones cerebrales acumuladas en el deporte. Tenemos que salvaguardar la salud a largo plazo de los jugadores de fútbol en todos los niveles, así como la de las personas que participan en otros deportes de contacto”.

Dr. Ietswaart y el Dr. Hunter fueron apoyados en la investigación por la Profesora Lindsay Wilson, neuropsicóloga de Stirling, y  por Tom Di Virgilio, estudiante de doctorado, y consultaron con el neuropatólogo principal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Glasgow Dr. Willie Stewart y un equipo multidisciplinario más amplio.

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-01-24T12:58:40+00:00