¿En cuánto tiempo llegaba a eclosionar un huevo de dinosaurio?

Comparte esta historia:

Un humano suele dar a luz después de nueve meses. Un polluelo de avestruz emerge de su huevo a los 42 días. Pero, ¿cuánto tiempo duraba la incubación de un bebé dinosaurio?

Una innovadora investigación conducida por un profesor de la Universidad Estatal de Florida (FSU por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, establece una línea de tiempo de entre tres a seis meses dependiendo del dinosaurio.

En un artículo publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, el profesor de Ciencias Biológicas de la FSU Gregory Erickson y un equipo de investigadores analizan la compleja biología de estas criaturas prehistóricas y explican cómo los registros dentales embrionarios resolvieron el misterio de cuánto tiempo incubaban sus huevos los dinosaurios.

(Imagen ampliable) Erickson sujeta un molde de mandíbula de tricerátops.

“Algunos de los enigmas más grandes acerca de los dinosaurios pertenecen a su embriología; no se sabe prácticamente nada”, dijo Erickson. “¿Se incubaban los huevos lentamente como sus primos reptiles: cocodrilos y lagartos? ¿O lo hacían rápidamente como los dinosaurios vivientes: los pájaros?”

Los científicos habían teorizado durante mucho tiempo que la duración de la incubación de los dinosaurios era similar a la de las aves, cuyos huevos eclosionan en períodos de 11 a 85 días. Los huevos de reptiles de tamaño comparable típicamente toman el doble de tiempo; de semanas a muchos meses.

Debido a que los huevos de los dinosaurios eran tan grandes (algunos podían alcanzar 4 kilogramos, o el tamaño de un balón de voleibol) los científicos creen que debieron haber experimentado una incubación rápida, característica que habrían heredado las aves de sus ancestros de dinosaurio.

Erickson, junto con el estudiante de postgrado de la FSU David Kay y colegas de la Universidad de Calgary y el Museo Americano de Historia Natural decidieron poner estas teorías a prueba.

Para ello, accedieron a unos raros fósiles, los de embriones de dinosaurios.

“El tiempo dentro del huevo es una parte crucial del desarrollo, pero esta primera etapa de crecimiento es poco conocida debido a que los embriones de dinosaurios son raros”, dijo la coautora Darla Zelenitsky, profesora asistente de geociencia en la Universidad de Calgary. “Los embriones pueden decirnos potencialmente cómo se desarrollaban los dinosaurios y crecían en etapas de la vida muy tempranas y si eran más similares a las aves o a reptiles en estos aspectos”.

(Imagen ampliable) Vista completa del nido de Protoceratops. Imagen: Gregory Erickson, FSU

Los dos tipos de embrión de dinosaurio examinados por los investigadores fueron los de un Protoceratops (un dinosaurio del tamaño de una oveja que se encuentra en el desierto de Gobi mongol cuyos huevos eran bastante pequeños, 194 gramos) y un Hypacrosaurus, un enorme dinosaurio con hocico de pato hallado en Alberta, Canadá con huevos de más de 4 kilogramos de peso.

Erickson y su equipo pasaron las mandíbulas embrionarias a través de un escáner TC (tomografía computarizada) para visualizar las denticiones en formación. Luego, extrajeron varios de los dientes para examinarlos más a fondo bajo microscopios sofisticados.

Los investigadores encontraron lo que estaban buscando en los portaobjetos del microscopio. Líneas de crecimiento en los dientes mostraron a los investigadores precisamente cuánto tiempo habían estado los dinosaurios creciendo en los huevos.

“Estas son las líneas que se establecen cuando se desarrollan los dientes de cualquier animal”, dijo Erickson. “Son como los anillos de los árboles, pero son cubiertos a diario. Podríamos literalmente contarlos para ver cuánto tiempo se había estado desarrollando cada dinosaurio.”

Los resultados mostraron casi tres meses para los pequeños embriones de Protoceratops y seis meses para los del gigante Hypacrosaurus.

“Los embriones de dinosaurios son algunos de los mejores fósiles del mundo”, dijo Mark Norell, conservador de Macaulay del Museo Americano de Historia Natural y coautor del estudio. En este estudio “se usaron especímenes espectaculares de fósiles recolectados por las expediciones del Museo Americano al desierto de Gobi, junto con nuevas tecnologías y nuevas ideas, llevándonos a descubrir algo realmente novedoso sobre los dinosaurios”.

Las implicaciones de una larga incubación de los dinosaurios son considerables.

(Imagen ampliable) Restos embrionarios de Hypacrosaurus. Imagen: Darla Zelenitsky, University of Calgary

Además de encontrar que la incubación de los dinosaurios era similar a la de los reptiles primitivos, los investigadores pudieron inferir de los resultados muchos aspectos de la biología de los dinosaurios.

Una incubación prolongada pone a los huevos ya sus padres en riesgo de predadores, hambre y otros factores de riesgo ambientales. Y las teorías de que algunos dinosaurios anidaban en la latitud inferior más templada de Canadá y después viajaban al ártico durante el verano ahora parecen inverosímiles dado el marco de tiempo para la eclosión y la migración.

La mayor ramificación del estudio, sin embargo, se relaciona con la extinción de los dinosaurios. Dado que estas criaturas de sangre caliente requerían de recursos considerables para alcanzar el tamaño adulto, tardaban más de un año en madurar y tenían tiempos de incubación lentos, habrían estado en clara desventaja en comparación con otros animales que sobrevivieron al evento de la extinción.

“Sospechamos que nuestros hallazgos tienen implicaciones para entender por qué los dinosaurios se extinguieron al final del período Cretáceo, mientras que los anfibios, aves, mamíferos y otros reptiles sobrevivieron y prosperaron”, dijo Erickson.

Artículo original publicado por la Universidad Estatal de Florida. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-01-19T14:22:03+00:00