Los extraños rituales de apareamiento de los opiliones

Comparte esta historia:

Si encuentras un opiliones en tu casa, no temas. “Los opiliones son en realidad animales bastante dóciles en cuanto a la interactuación con los seres humanos”, explica la bióloga evolutiva Kasey Fowler-Finn, que estudia arácnidos en la Universidad de St. Louis. En concreto, estudia el apareamiento de los opiliones. Está usando este grupo común de arácnidos (no son arañas, aunque mucha gente crea lo contrario, ni poseen glándulas venenosas) para explorar cómo pueden ser moldeados los comportamientos del apareamiento por fuerzas evolutivas.

Los opiliones, que se pueden encontrar en los bosques, en la hojarasca, en los troncos de los árboles y, por supuesto, en las casas, son un grupo de segadores con patas alargadas. Y como todos los opiliones, su segundo par de patas, que utiliza como exploración sensorial en lugar de como patas, son particularmente largas.

Pero lo que hace a los opiliones especialmente interesantes es lo que sucede cuando se aparean. “La mayoría de nosotros pensamos ‘¡qué asco!’ cuando los vemos, pero tienen todo este repertorio de comportamientos [de apareamiento] realmente fascinante”, apuntó Fowler-Finn en la 53ª Conferencia Anual de la Sociedad de Comportamiento Animal. “Lo mismo sucede con todas las especies del clado, pero los detalles varían ligeramente”.

El ritual de apareamiento comienza con los individuos chocando entre sí (los científicos aún no saben cómo se encuentran el macho y la hembra). “Entonces, poco después, los machos intentan implicar a las hembras en el llamado “abrazo de apareamiento”, dijo Fowler-Finn. “Enganchan sus pedipalpos [un tipo de apéndice en la parte frontal del arácnido] detrás de las piernas sensoriales de la hembra… y luego hay un montón vaivén entre machos y hembras que varía en duración en todas las especies”. El apareamiento puede durar desde 15 segundos en algunas especies, hasta las tres a cuatro horas en otras. El macho luego entrega un regalo nupcial y su eyaculación, y la pareja se separa.

Puede existir una gran cantidad de agresión durante todo esto, en la que machos y hembras se muerden entre sí e incluso llegan a perder patas durante el apareamiento. Esto, también, puede variar de una especie a otra. El apareamiento de Leiobunum vittatum, por ejemplo, es casi siempre violento, mientras que el de L. aldrichi sólo son agresivos aproximadamente la mitad de las veces.

L. aldrichi es uno de los favoritos de Fowler-Finn. “El macho, de hecho, agarra la segunda pata de la hembra… y de ahí continúan con esa pata”, dijo. “Y, de hecho, es tan particular a la segunda pata que los machos que agarran inicialmente otras patas de la hembra, seguirán buscando hasta que encuentren esa segunda pata. Así que hay algo pasa ahí que es realmente interesante”. Qué puede ser, sin embargo, es un misterio.

Fowler-Finn todavía está trabajando en si las características de las distintas especies de opiliones pueden predecir sus estilos de apareamiento. Pero señaló que ella y sus colegas están encontrando una gran cantidad de variación en el comportamiento no sólo a través de especies, sino también por área geográfica. Sospecha que a medida que ella y su equipo vayan describiendo estas diferencias, van a encontrar evidencia de un montón de nuevas especies para asustar a los aracnófobos que existan.

Traducción del vídeo:

  1. Leiobunum euserratipalpe. Interacciones de apareamiento de unos 20 minutos. Acercamiento. Macho a la izquierda.
  2. Completa eversión de los genitales. Nótese el saco semitransparente que infla el macho… y luego desinfla.
  3. El macho parece un poco exhausto. Macho a la derecha.
  4. Fin del abrazo. Macho a la derecha se levanta del abrazo.
Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-02-02T13:50:14+00:00