El ‘fulgor’ que deja el acto sexual ayuda a mantener las parejas unidas en el tiempo

Comparte esta historia:

El sexo juega un papel central en la reproducción, y puede ser placentero, pero nuevos hallazgos sugieren que puede tener un papel adicional: unir a las parejas. Un estudio realizado con parejas de recién casados, publicado en Psychological Science, indica que ambos miembros experimentan un ‘fulgor’ sexual que dura hasta dos días, y este fulgor está relacionado con la calidad de la relación a largo plazo. [En ¡QFC! ya hemos explorado algunas de las complejidades del sexo y la atracción humana  como el uso del orgasmo moneda sexual o la percepción de una tercera persona como menos atractiva si supone una amenaza para su relación.]

“Nuestra investigación muestra que la satisfacción sexual se mantiene alta hasta 48 horas después del sexo”, dice la científica psicológica Andrea Meltzer (de la Universidad Estatal de Florida), autora principal del estudio. “Y las personas con un mayor ‘fulgor’ sexual (es decir, las personas que informaron sentir un mayor nivel de satisfacción sexual 48 horas después del sexo) reportan niveles más altos de satisfacción de la relación varios meses después”.

Los investigadores ya habían teorizado que el sexo juega un papel crucial en el vínculo entre parejas, pero, según indican ellos mismos, la mayoría de los adultos mantiene relaciones sexuales con sus parejas cada pocos días, no todos los días. Meltzer y sus colegas plantearon la hipótesis de que el sexo podría proporcionar un impulso a corto plazo a la satisfacción sexual, manteniendo el vínculo de pareja entre experiencias sexuales y aumentando la satisfacción de las relaciones de pareja a largo plazo.

Para probar su hipótesis, los investigadores examinaron datos de dos estudios independientes y longitudinales, uno con 96 parejas recién casadas y otro con 118 parejas recién casadas. Todas las parejas habían escrito al menos tres días consecutivos de un diario de 14 días como parte de un estudio más amplio.

Cada noche, antes de ir a la cama, a los recién casados ​​se les pidió que informaran de forma independiente si habían mantenido relaciones sexuales con su pareja ese día. Independientemente de la respuesta, también se les pidió que calificaran el nivel de satisfacción con su vida sexual ese día y el nivel de satisfacción con su pareja, su relación y su matrimonio ese día (en una escala de 7 puntos, donde 1 = en absoluto, 7 = extremadamente).

Las parejas también completaron tres pruebas de calidad del matrimonio al comienzo del estudio y nuevamente en una sesión de seguimiento aproximadamente 4 a 6 meses después.

En promedio, los participantes informaron haber tenido relaciones sexuales en 4 de los 14 días del estudio, aunque las respuestas variaron considerablemente entre participantes. [Asimismo, como vimos aquí, el tiempo que dura el acto sexual también varía enormemente.]

Es importante destacar que se halló un vínculo entre haber practicado sexo un día dado y la prolongada satisfacción sexual con el tiempo. Tener relaciones sexuales en un día determinado estaba vinculado con la satisfacción sexual ese mismo día, que a su vez estaba vinculado con la satisfacción sexual al día siguiente e incluso dos días después. En otras palabras, los participantes continuaron reportando una elevada satisfacción sexual 48 horas después de un solo acto sexual. Es importante destacar que esta asociación no difirió según el sexo o la edad de los participantes y se mantuvo incluso después de que se tuvieran en cuenta la frecuencia sexual, los rasgos de personalidad, la duración de la relación y otros factores.

(Imagen ampliable) Pareja satisfecha

En general, la satisfacción marital de los participantes disminuyó entre el inicio del estudio y la sesión de seguimiento 4 a 6 meses después. Sin embargo, los participantes que reportaron niveles relativamente altos de ‘fulgor’ sexual parecían llevarlo mejor en comparación con el resto, informando una mayor satisfacción marital inicial y disminuciones menos pronunciadas en la satisfacción durante los primeros 4 a 6 meses de matrimonio.

El mismo patrón de efectos surgió en los dos estudios independientes, proporcionando pruebas sólidas de la presencia del ‘fulgor’ sexual, observan Meltzer y sus colegas. Juntos, los hallazgos sugieren que el sexo está vinculado con la calidad de la relación a través del tiempo gracias a los efectos prolongados de la satisfacción sexual.

“Esta investigación es importante porque se une a otras investigaciones que sugieren que el sexo sirve para mantener el vínculo de las parejas”, concluye Meltzer.

Artículo original publicado en el Association for Psychological Science. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
2017-03-21T13:53:19+00:00