El aumento del nivel de los mares podría crear 2.000 millones de refugiados para 2100

Comparte esta historia:
  • 2
    Shares

Para el año 2100, 2.000 millones de personas (aproximadamente una quinta parte de la población mundial) podrían convertirse en refugiados del cambio climático debido al aumento de los niveles oceánicos. Aquellos que alguna vez vivieron en las costas se enfrentarán cuellos de botella de desplazamiento y reasentamiento mientras buscan lugares habitables en el interior, de acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Cornell en Estados Unidos.

“Vamos a encontrarnos con más gente habitando en menos tierra, antes de lo que pensamos”, dijo el autor principal Charles Geisler, profesor emérito de sociología del desarrollo en Cornell. “El futuro aumento del nivel medio del mar mundial probablemente no será gradual. Sin embargo, pocos legisladores están haciendo balance de las importantes barreras de entrada que los refugiados del clima costero, al igual que otros refugiados, encontrarán cuando emigren a tierras más altas”.

Se espera que la creciente población de la Tierra llegue a los 9.000 millones de personas en 2050 y que suba a 11.000 millones de personas para el año 2100, según un informe de Naciones Unidas [del que hablamos en esta hisoria]. Alimentar a esa población requerirá más tierras cultivables, incluso mientras los océanos ‘inflados’ consumen zonas costeras fértiles y deltas fluviales, llevando a la gente a buscar nuevos lugares para morar.

Para 2060, alrededor de 1.400 millones de personas podrían pasar a ser refugiadas por el cambio climático, según el documento. Geisler extrapoló ese número a 2.000 millones para el año 2100.

“Las fuerzas de choque principales: la fertilidad humana, el sumergimiento de las zonas costeras, el retiro de las zonas residenciales y los impedimentos para el reasentamiento en el interior son problemas enormes. Ofrecemos estimaciones preliminares de aquellas áreas que es poco probable que apoyen nuevas olas de refugiados climáticos debido a los rescoldos de la guerra, los recursos naturales agotados, la disminución de la productividad primaria neta, la desertificación, la expansión urbana, la concentración de la tierra, la pavimentación del planeta con carreteras y las áreas donde se almacenan gases de efecto invernadero hasta provocar el derretimiento del permafrost “, dijo Geisler. [En esta historia puedes ver la contribución por persona al derretimiento del hielo marino del Ártico.]

El documento describe soluciones tangibles y adaptaciones proactivas en lugares como Florida y China, que coordinan políticas de uso de la tierra costera e interior en previsión de los cambios de población inducidos por el clima. [No hace mucho, además, vimos aquí el problema de las ciudades costeras europeas ante el aumento de los niveles oceánicos.]

Florida tiene la segunda costa más larga de Estados Unidos, y sus funcionarios estatales y locales han hecho planes para un éxodo costero, dijo Geisler, en la Ley de Planificación Integral del estado.

Más allá de la elevación del nivel del mar, las zonas costeras de baja elevación en muchos países se enfrentan a fuertes oleadas de tormentas que impulsarán el agua del mar hacia el interior. Históricamente, los seres humanos han dedicado un esfuerzo considerable a recuperar tierras de los océanos, pero ahora viven con lo opuesto: los océanos están recuperando los espacios terrestres del planeta”, dijo Geisler. En su investigación, Geisler y Currens exploran el peor escenario posible para el presente siglo.

Los autores señalan que la competición por los espacios reducidos que prevén provocará compromisos de uso de la tierra y conflictos. En Estados Unidos y en otros lugares, esto podría significar la venta de tierras públicas para el asentamiento humano.

“Tenemos sobre nuestras espaldas la presión para contener las emisiones de gases de efecto invernadero en los niveles actuales [, compromiso de 1,5 grados que, de seguir así y como mostramos en esta historia, rebasaremos en una década]. Es la mejor ‘protección de futuro’ contra el cambio climático, la subida del nivel del mar y las consecuencias catastróficas que probablemente se producirán en las costas, así como en el interior en el futuro”, dijo Geisler.

El artículo “Impedimentos al reasentamiento en el interior bajo condiciones de aumento acelerado del nivel del mar” aparecerá en la revista “Land Use Policy”, pero ya está disponible en línea aquí.

Artículo original publicado por la Universidad de Cornell. Revisado y traducido por ¡QFC!

Deja tu comentario

Comparte esta historia:
  • 2
    Shares
2017-06-28T16:08:30+00:00